Postres y tartas

Crumble de moras

Hazme caso cuando te digo que esta es, probablemente, la receta más rica y más sencilla que he probado últimamente. ¡Palabra de cocinicas! Este crumble de moras es una auténtica delicia, muy sencillo de preparar y lleno de sabor. En solo 5 minutitos de nada, que ya me dirás tú que te supone 5 minutitos, tienes un postre riquísimo que seguro que repetirás porque te garantizo que te va a encantar. Con esa capa crujiente y debajo la jugosidad de las moras… ¡Delicioso! Un postre estupendo para sorprender en casa, para ofrecer a tus invitados o para darte un capricho. ¿Qué mejor motivo que ese? Así que cuando acabes de leer esto, ve corriendo a comprar moras, que todavía quedan de temporada. ¡Vamos, vamos!

Crumbre de moras

Raciones: 2

Ingredientes

  • 30 gr de harina
  • 40 gr de almendra molida
  • 45 gr de azúcar
  • 50 gr de mantequilla
  • 150 gr de moras frescas
  • ¼ de manzana

Pasos

1

Lava las moras y colócalas en una bandeja para horno. Corta la manzana en cuadritos pequeños y colócala entre las moras. Espolvorea encima un poquito de azúcar. Precalienta el horno a 180º con calor arriba y abajo.

2

En un bol, añade el azúcar, la harina, la almendra molida y la mantequilla fría cortada en cubitos. Mezcla todo bien con las manos hasta obtener una masa homogénea y con textura granulosa.

3

Ve cogiendo pellizcos de la masa y ponlos sobre las moras hasta cubrirlas por completo.

4

Mete la bandeja en el horno a media altura y deja que se hornee unos 25-30 minutos, hasta que se dore bien la capa superior.

Sugerencias y comentarios

Como ya sabemos, cada horno es un mundo y los tiempos de horneado son aproximados. Así que cuando veas que la masa está bien doradita, pues lo sacas. A ver si ahora se te va a chamuscar o se queda crudo y me vas a echar a mí la culpa. Que te veo venir, cocinicas.

Con moras está delicioso, pero podéis cambiarlas por frambuesas si os apetece o por otro tipo de frutos rojos. Seguro que también queda tremendo. Se me hace la boca agua solo de pensarlo.

Mucho cuidadín con el recipiente que usas para meterlo en el horno. ¡Ni se te ocurra de cristal, que te lo cargas! Un material que aguante bien el calor. Yo utilicé una bandeja de pyrex, pero también puedes ponerlo en raciones individuales, como mejor te venga.

Lo suyo es tomárselo a temperatura ambiente, así que te aconsejo que lo prepares una hora o dos antes. Pero vamos, que está rico calentito, tibio o frío, de cualquier manera.

Una vez dicho esto, ya estás yendo a comprar moras, cocinicas. ¡Te garantizo que no te vas a arrepentir! Coméntame luego qué tal te ha salido aquí y también en el Instagram y en la página de Facebook de Fresas y Aceite.

¡Hasta pronto, cocinicas!

Sin comentarios

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad