Carne

Pollo con champiñones

Lo primero de todo, cocinicas: ve a comprar pan, porque lo vas a necesitar para rebañar bien el plato. Avisado quedas, luego no me vengas con quejas. Como alguno habrá por ahí que no salga del típico filete a la plancha, hoy te traigo una receta estupenda de pollo con champiñones para variar un poco de esa rutina, marcarte un plato de 10 muy sencillo y comer como un rey. Este pollo con champiñones y zanahorias es fácil, sano y está riquísimo, que al final es lo más importante. En mi casa, es un plato habitual cuando nos juntamos toda la familia, así que por algo será. Una receta de las buenas, cocinicas, de las de toda la vida, de esas que al final se queda el plato reluciente y brillante porque has rebañado hasta la última gota de salsa. Tú saca tus mejores dotes de cocinero (que en algún lado estarán, rebusca bien por ahí al fondo) y prepárate para disfrutar de este delicioso pollo con champiñones. ¡Acabará convirtiéndose en un fijo en tu cocina!

Pollo con champiñones

Raciones: 2

Ingredientes

  • 2 muslos enteros de pollo
  • 300 gr de champiñones
  • 3 zanahorias grandes
  • 1 cebolla
  • 200 ml de cerveza
  • ½ pastilla de avecrem
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

Pasos

1

Quita el tallo de los champiñones, pélalos y pícalos, no hace falta que sean trozos muy pequeños. Pica también las zanahorias y la cebolla. Reserva.

2

Separa los muslos de los contramuslos. Cubre el fondo de una olla con aceite de oliva y dora el pollo con un poco de sal y pimienta hasta que pierda el color rosado. Una vez dorado, sácalo de la olla y reserva.

3

Añade las verduras a la olla y sofríe unos minutos. A continuación, añade la cerveza, el avecrem desmenuzado y vuelve a meter el pollo que habías reservado con el jugo que haya podido soltar.

4

Una vez que empiece a hervir, deja que se cocine todo junto a fuego medio hasta que la carne esté tierna y la salsa uniforme, aproximadamente 30 minutos.

Sugerencias y comentarios

Si ves que durante la cocción se te queda demasiado seco, bájale la intensidad al fuego y añade un poquito de agua. Pero tampoco vayas a pasarte, cocinicas, que las verduras sueltan bastante agua y no queremos una sopa.

Ya sé que la destreza con el cuchillo no es lo tuyo, cocinicas. Pero no te preocupes, que tú pides en la carnicería que se separen los muslos de los contramuslos y todos tan contentos. Por si te da miedo eso de rebanarte una mano y demás, que luego acaba la cocina pringada…

Las propias verduras sirven como acompañamiento, pero si quieres preparar unas patatas fritas o en puré, queda de maravilla. Además, es un plato que congela perfectamente, para esos días en los que no tienes ni tiempo para respirar.

Un plato rico y sano que hará las delicias de todos. ¡No vayas a olvidarte del pan! Como siempre, tienes las puertas abiertas del Facebook y el Instagram de Fresas y Aceite para enterarte de todo lo que se cuece por aquí. Y recuerda que puedes pedir la receta que más te apetezca para la sección ¡Oído cocina!

¡Hasta pronto, cocinicas!

Sin comentarios

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad