Aperitivos y entrantes

Palitos de calabacín con parmesano

A ver, que levanten la mano los cocinicas a los que no les guste disfrutar con un buen aperitivo. ¡Vaya, si nadie levanta la mano, qué sorpresa! Pues mira que eres raro, de verdad. Seguro que eres de esos que les gusta sentarse al solecito con una bebida fría, en buena compañía y picoteando cosas ricas. Estos bichos raros… (nótese la ironía). Hoy te traigo un aperitivo que te va a sorprender porque es muy sencillo, sano y está riquísimo. Te garantizo que estos palitos de calabacín con parmesano volarán del plato antes de que te des cuenta. ¡Irresistibles! Crujientes por fuera y blanditos por dentro, están deliciosos. Y si encima ya quieres montártelo de diez y te preparas en un minuto un poco de mayonesa casera para mojar, te van a hacer la ola. Un bocado sorprendente, muy fácil, buenísimo y sano. ¡No se puede pedir más, cocinicas!  La preparación te llevará muy pocos minutos y el horno se encarga de lo demás. Hay muchas maneras de disfrutar de la verdura y esta es una de ellas, así que no lo pienses más y tira a la cocina, que me lo vas a agradecer, te lo digo yo.

Palitos de calabacin con parmesano

Ingredientes

  • 1 calabacín grande
  • 50 gr de parmesano en polvo
  • 50 gr pan rallado
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de perejil seco
  • Sal

Pasos

1

Precalienta el horno a 220ºC con calor arriba y abajo.

2

En un bol, mezcla el parmesano con el pan rallado, el ajo en polvo y el perejil.

3

Lava el calabacín, sécalo bien y córtalo en bastones más o menos del mismo tamaño.

4

Espolvorea un poco de sal en los bastones y rebózalos en la mezcla. Presiona un poco con los dedos para que se adhiera bien al calabacín.

5

Coloca los batones sobre una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado y hornea a 220ºC durante 20 minutos.

Sugerencias y comentarios

Como siempre te digo, cocinicas, cada horno es diferente y hay que andarse con mucho ojo. Los bastones deben quedar bien dorados, pero si ves que antes de los 20 minutos ya están listos, los sacas. Si no, tendrás un bonito calabacín chamuscado. Y lo mismo al revés, si están aún blanquitos, pues los dejas un poquito más y todos tan contentos.

El parmesano les aporta un sabor muy rico, pero si te parece demasiado fuerte (sí, cocinicas, de todo tiene que haber), puedes cambiarlo por otro queso en polvo más suave. Como tú prefieras, que para eso te los vas a comer tú.

Personalmente, prefiero dejar la piel del calabacín, ya que da más sabor y es muy sana. ¿Pero que tú quieres pelarlo? Adelante, faltaría más, tu criterio ante todo, cocinicas.

¡Y ya está! Complicación ninguna y tienes un aperitivo riquísimo en unos minutos. Anímate a prepararlos, cocinicas. Pero te aviso que enganchan, desaparecerán del plato antes de que te des cuenta. Recuerda que puedes pedir la receta que más te apetezca para la sección ¡Oído cocina! Y como siempre, tienes las puertas abiertas del Instagram y el Facebook de Fresas y Aceite para enterarte de todo lo que se cuece por aquí.

¡Hasta pronto, cocinicas!

Sin comentarios

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad