Bocados dulces

Pestiños

Si algo bueno tiene la época de Semana Santa es la cantidad de dulces típicos que podemos encontrar: roscos fritos, torrijas, buñuelos, leche frita, flores… ¡Cada uno más rico que el anterior! Se me hace la boca agua solo de pensarlo. Y seguro que a ti también, cocinicas, que te conozco. Hoy justamente te traigo uno de esos dulces clásicos de esta época del año: unos deliciosos pestiños con azúcar y canela. Ese sabor tan característico que tienen y el toque del azúcar y la canela hace que sean irresistibles. También los hay bañados en almíbar de miel y quedan estupendos. Mira, tú imagínate sentado al solecito, ahora que ya empieza a hacer buen tiempo, con los ojitos cerrados de gusto, los pájaros trinando y una mesa con un café y un par de pestiños. Vamos, mejor imposible. ¿A que te apetece, cocinicas? Si la respuesta es afirmativa, ya estás tirando para la cocina a prepararte unos buenos pestiños.

Esta receta hay que agradecérsela a Paqui, que pidió pestiños para ¡Oído cocina! Nunca había hecho pestiños, pero esa es la idea de la sección, animarte a probar cosas nuevas. Paqui, espero que te gusten tanto como a nosotros, te agradecemos mucho la petición. ¿Que tú también quieres pedir una receta? ¡Pues adelante, te estoy esperando, cocinicas! Tu comida favorita, ese plato tan rico que te encantó y no sabes bien cómo hacerlo, tu receta estrella, especialidades de tu zona…Todos tenemos algún plato especial que nos encanta o una receta que nos trae muchos recuerdos, pero igual no sabemos bien cómo hacerla. Por eso, hemos creado para los cocinicas la sección ¡Oído cocina! Mediante las redes sociales, los comentarios en la web o el correo electrónico, puedes pedir con total libertad ese plato que tanto te gusta y, el día 15 de cada mes, cocinaremos uno de los platos pedidos. Y este mes, toca disfrutar de unos ricos y crujientes pestiños. ¡Para chuparse los dedos!

Pestiños

Ingredientes

  • 400 gr de harina
  • 200 ml de vino blanco
  • 120 ml de aceite de oliva
  • 1 palo de canela en rama
  • 1 limón
  • 1 naranja
  • 2,5 cucharadas de matalahúga
  • 1 pizca de sal
  • Aceite de oliva suave
  • Canela en polvo
  • Azúcar

Pasos

1

Corta un par de tiras de piel de naranja y de limón con cuidado de que no llevarte la parte blanca. En una sartén, vierte el aceite y añade la piel de limón y de naranja, la canela en rama y la matalahúga. Calienta el aceite a fuego muy suave unos 5-10 minutos para se vaya aromatizando. A continuación, retíralo del fuego y déjalo reposar unos 5 minutos más.

2

En un bol amplio, echa la harina, la sal y el vino blanco. Retira de la sartén del aceite las pieles de naranja y limón y la canela. Vierte el aceite en el bol y mézclalo todo bien con las manos hasta formar una masa homogénea. El resultado será una masa muy elástica y que no se pega a las manos. Déjala reposar unos 15 minutos.

3

Espolvorea en la encimera un poco de harina y, con la ayuda de un rodillo, extiende la masa lo más finito que puedas. Una vez extendida la masa, córtala en cuadrados de unos 5-6 cm de lado, lleva dos de sus puntas al centro y aprieta un poco para que la masa tenga la forma típica de los pestiños.

4

Mezcla en un bol azúcar y canela para rebozar los pestiños una vez fritos. Echa el aceite de oliva suave en una sartén o cazo y cuando esté bien caliente, puedes freír la masa. Mejor hacerlo en tandas de 4 o 5 pestiños para que el aceite no pierda temperatura. Deben freírse durante unos minutos, para que se hagan bien por todas partes.

5

Cuando estén bien dorados, los sacas ayudándote de una espumadera y los llevas al bol del azúcar y la canela. Rebózalos bien y ya puedes dejarlos reposar en una fuente.

Sugerencias y comentarios

El aceite puedes aromatizarlo con lo que prefieras: solo naranja, solo limón, con o sin canela, ajonjolí… En cada casa tienen una forma de hacerlo, así que tú añade lo que prefieras. Lo que sí considero imprescindible para tener el típico sabor a pestiño es la matalahúga o anís verde en grano, que puedes encontrar sin problema en el supermercado, no te me agobies, cocinicas.

Es muy importante que la masa quede bien fina para que los pestiños se frían perfectamente por todos lados. Así que ya sabes, cocinicas, a darle bien al rodillo para conseguir unos pestiños de 10.

La organización aquí es importante, sobre todo en el momento de freír, ya que hay que hacer varias cosas a la vez. Prepáralo todo antes y luego no te vendrán las bullas. También puedes pedirle a alguien que te ayude en ese paso y es todo mucho más fácil.

Espero tu petición con mucha ilusión para el próximo ¡Oído cocina! Seguro que tienes ideas muy interesantes, cocinicas. Como siempre, tienes las puertas abiertas del Instagram y del Facebook de Fresas y Aceite para comentar lo que te apetezca.

¡Hasta pronto, cocinicas!

Sin comentarios

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad