Platos de cuchara

Lentejas con espinacas

A ver, frío, lo que se dice frío, no es que haga demasiado, al menos por aquí por el sur. Peeeero eso no quita para que apetezca disfrutar de un buen plato de cuchara que te reconforte el cuerpo, ¿verdad, cocinicas? Además, estas riquísimas lentejas con espinacas son tan sencillas que solo tienes que picar las verduras y poco más, hasta el cocinicas más novato sería capaz de hacerlo, no hay vagancia que me valga. Y te aviso ya, aunque lo explique para olla a presión (no, no va explotar, puedes usarla tranquilo), también te digo más abajo cómo preparar la receta con olla normal. ¡Y más te vale que hagas estas lentejas con espinacas, porque son un plato redondo! Delicioso, muy fácil, sano y perfecto para congelar y así te alegras la comida un día más agobiado. ¿A que son una maravilla? Pues ya sabes lo que dicen de las lentejas. Si quieres, las cocinas, y si no… ¡también! Y si eres tan fan de las lentejas como yo, te recomiendo muy y mucho que le eches un ojo a las clásicas lentejas con chorizo, a estas lentejas con verduras y arroz bien ricas o, por qué no, a un original y sabroso curry de lentejas. Y no tienes riesgo de fallo, porque están todas bien ricas.

Lentejas con espinacas

Raciones: 4

Ingredientes

  • 300 gr de lentejas pardinas
  • 1 pimiento verde
  • 1 cebolla roja
  • 1 puerro
  • 2 zanahorias
  • 300 gr de espinacas
  • 1 tomate
  • 1 ajo
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta

Pasos

1

Pica el ajo y la cebolla en trozos pequeños. Echa unas 3 cucharadas de aceite en la olla exprés y ponla al fuego. Cuando esté el aceite caliente, añade el ajo, la cebolla y un poco de sal y deja que se rehogue unos minutos.

2

Quítale una capa al puerro, los extremos y córtalo en cuartos de luna. Añádelo a la olla con un poquito de sal. Pela las zanahorias, las cortas también en cuartos de lunas y las añades a la olla con un poquito de sal.

3

Lava el pimiento, quítale el tallo y las semillas y córtalo en cuadraditos. Añádelo a la olla con un poquito de sal y pimienta. Sofríe las verduras a fuego medio unos 10 minutos.

4

Ralla el tomate y lava las lentejas en un escurridor. Cuando las verduras estén sofritas, añade el tomate y mezcla un poco. A los pocos segundos añade las lentejas y cúbrelo todo con agua, aproximadamente el triple de peso que el de las lentejas.

5

Cierra la olla exprés y espera que suba la válvula. Cuando suba, le bajas el fuego al mínimo y dejas que se cocine 15 minutos. Una vez pasado ese tiempo, abre la olla.

6

Mientras las lentejas se hacen, pica las espinacas en trozos no muy pequeños. Cuando hayas abierto la olla exprés, añade las espinacas y deja que se cocine todo unos 3-4 minutos.

Sugerencias y comentarios

Esta receta te la explico para olla exprés, aunque puedes hacerla perfectamente sin ella, cocinicas. Tan solo tienes que dejar las lentejas hirviendo una media hora y cuando estén blanditas, añades las espinacas como indica la receta. ¡Tan fácil como eso! Sea cual sea la opción que haya por casa, no tienes excusa para no prepararle estas lentejas tan ricas. ¡Ya estás tardando!

Puedes jugar con el agua añadiendo más o menos según te gusten más o menos espesas. Con la cantidad que te pongo quedan en un punto intermedio, quizá tirando un poco más a espesito, pero poquito. Eso ya, tú a tu gusto. Al igual que las verduras, añade o quita según lo que apetezca o lo que tengas por casa, cocinicas.

Con estas cantidades hay para cuatro platos, que son las cantidades que siempre hago, aunque solo estemos dos en casa, porque como este plato congela de maravilla, pues luego otro día que haya más lío tenemos una comida bien rica lista en un momento. Con este tipo de recetas siempre te recomiendo hacer de más, porque luego son muy socorridas. Y si quieres para más gente, tan sencillo como aumentar las cantidades en proporción.

Sí, soy una pesada que echa un poco de sal cada vez que añade un ingrediente, pero creo que es más fácil conseguir el punto así, ya que vas echándole lo suyo a cada ingrediente y está más controlado, en lugar de echar un montón de una vez y que se te vaya de las manos. De todas maneras, una vez estén las lentejas cocidas, tú lo pruebas y rectificas si no está a tu gusto. ¡Tú mandas!

No me digas que no son sencillas… ¡Te aseguro que te van a encantar! Palabra de cocinicas, así que a disfrutar con estas ricas lentejas con espinacas bien reconfortantes. Ya sabes que tienes las puertas abiertas del Instagram y del Facebook de Fresas y Aceite para comentar lo que quieras. Y si tienes antojo de alguna receta concreta, no dudes en pedirlo.

¡Hasta pronto, cocinicas!

Sin comentarios

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad