Salsas

Hummus

A ver si te apetece el plan que te propongo hoy, cocinicas. Te preparas un plato con crudités de verduras o calientas unos panes tipo naan, te coges una bebida fresquita y tu delicioso hummus casero y te tomas algo en la terraza al sol. ¿Qué me dices? ¿Te apetece? Pues nada más sencillo, cocinicas. El hummus es una delicia que se prepara en un momento, muy sabroso y no exagero cuando te digo que es la receta más fácil que te he enseñado hasta ahora. ¡No tienes ninguna excusa para la vagancia! Vamos, que solo tienes que batirlo todo y ponerlo en un plato, dime tú la complejidad que tiene… Además que te lo puedes comer tanto solo, acompañado por pan tipo naan o pita o crudités de verduras, como utilizarlo en diversos platos. ¡Es una maravilla! La receta del pan naan con el que acompañamos el hummus te la pasaré dentro de poquito, pero mientras tienes que tener dominado este clásico de la cocina árabe al que hoy rendimos homenaje con el Reto International Day. ¿Qué mejor manera de celebrarlo que hacerlo tú mismo en casa? Anda, pruébalo, que lo estás deseando…

Hummus

Ingredientes

  • 200 gr de garbanzos cocidos
  • 2 cucharadas de tahini
  • 60 ml de aceite de oliva
  • Zumo de un limón pequeño
  • ½ diente de ajo
  • 1 cucharadita de comino
  • ½ cucharadita de canela
  • ½ cucharadita de pimentón dulce
  • Sal
  • Pimienta
  • Agua (opcional)

Pasos

1

Escurre los garbanzos muy bien y ponlos en el vaso de la batidora.

2

Pela el diente de ajo y añádelo al vaso de la batidora junto con el tahini, el aceite, el zumo de limón, el comino, la canela, el pimentón dulce y un poco de sal y pimienta.

3

Bate bien aumentando la velocidad progresivamente hasta que quede una crema homogénea. Vierte el hummus en un plato y añade un hilo de aceite y pimentón espolvoreado.

Sugerencias y comentarios

Para el hummus puedes utilizar sin problema garbanzos de bote, cocinicas. De hecho, así lo hice yo y te lo recomiendo. Es mucho más sencillo, rápido y no hay ningún cambio de sabor. ¡Solo tienes que escurrirlos perfectamente y listo!

Si ves que al batir el hummus queda demasiado espeso, puedes añadir un poquito de agua y volver a batir hasta tener la textura que quieras. Eso sí, echa poquito a poco, a ver si de repente te vas a quedar con una sopa.

Puedes adaptar la cantidad de ingredientes a tu gusto sin ningún problema, cocinicas. Añadir un poco más de ajo, más o menos tahini o comino, cambiar el pimentón dulce por picante… ¡Eso ya a tu elección! Si quieres más, ya sabes, a duplicar cantidades. Y si te sobra no hay problema, aguantará unos días en el frigorífico.

Te abierto que estás perdido, cocinicas. Una vez que pruebes este hummus, el plato se quedará vacío en un momento. ¡Así que ya estás tardando en prepararlo! Ya sabes que tienes las puertas abiertas del Instagram y del Facebook de Fresas y Aceite para comentar lo que quieras. Y si tienes antojo de alguna receta concreta, no dudes en pedirlo.

¡Hasta pronto, cocinicas!

1 comentario

  • Responder
    Andrea Calderón Juan
    2024-05-14, 13:29

    Vamos que si me apetece!!! Y más viendo la pinta que tiene!!! Un besote

  • Deja un comentario

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
    Privacidad