Pescado

Buñuelos de bacalao

Que el pescado es nutritivo y muy bueno lo sabemos todos de sobra. Pero mucha gente, sobre todo los más jóvenes, no comen todo el pescado que debería. Que si es muy caro, que si tiene raspas, que si no sé cómo prepararlo…. blablabla. ¡Excusas! Hay que ampliar el horizonte más allá de una lata de atún, que sé que cuesta, todos hemos pasado por esa fase. Y una de las muchas maneras de hacerlo es con estos ricos buñuelos de bacalao. Ingredientes sencillos y preparación más sencilla aún. Ya verás cuando cojas uno detrás de otro de lo mucho que te van a gustar. ¡Seguro que vuelan del plato! Éxito garantizado, cocinicas.

Buñuelos de bacalao

Raciones: 2

Ingredientes

  • 150 gr de migas de bacalao
  • Perejil
  • ½ diente de ajo
  • 1 huevo
  • 70 gr de harina
  • 5 gr de levadura
  • 90 ml de agua
  • Aceite
  • Sal

Pasos

1

Desala el bacalao. Echa las migas 24 horas antes en agua limpia y cambia el agua cada 8 horas.

2

Una vez bien desalado, corta con unas tijeras de cocina las migas de bacalao en trocitos pequeños. Resérvalos.

3

Lava unas cuantas hojas de perejil y pícalas bien finitas. Pica también el medio diente de ajo. Resérvalo todo.

4

Tamiza la harina en un bol amplio y añade la levadura.

5

Echa en el bol el huevo y el agua. Mezcla hasta que todo esté homogéneo.

6

Añade el bacalao, el perejil, el ajo y una pizca de sal. Mezcla todo otra vez y deja reposar la masa media hora en el frigorífico.

7

Pasa a freír el bacalao. Echa abundante aceite en una sartén o cazo, llena una cuchara sopera de masa, ponla encima del aceite caliente y ayúdate con otra cuchara para echar la masa en el aceite. Fríelos hasta que estén dorados y en tandas pequeñas, que no descienda la temperatura del aceite.

8

Al sacarlos del aceite, colócalos en una bandeja con papel absorbente para retirar el exceso de aceite.

Sugerencias y comentarios

Vuelvo a repetirlo porque es muy importante. Desala bien el bacalao, cocinicas. No serías ni el primero ni el último que va a probarlo y se queda tieso de sal. En un recipiente amplio, cambia el agua cada 8 horas.

Te aconsejo que lo frías en un cazo, porque al tener las paredes más altas, manchas menos de aceite la cocina y te proteges el brazo de quemaduras. ¡Seguridad ante todo! Que el aceite caliente salta que da gusto.

Un bocado delicioso, cocinicas. Verás como se convierten en un clásico en tu mesa. Y ya sabes que puedes pasarte por la página de Facebook y al Instagram de Fresas y Aceite para comentar lo que quieras y enterarte de todo lo que se cocina por aquí.

¡Hasta pronto, cocinicas!

Sin comentarios

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad